Aparca i Vola abrirá parking en Barajas y Atocha este año

La empresa catalana quiere competir con los estacionamientos de larga estancia de Aena y Renfe. Cuenta con aparcamientos en El Prat y Sants.

Aparca i Vola quiere extender su modelo de aparcamiento de larga estancia low cost al Aeropuerto de Barajas y a la estación del tren de alta velocidad (AVE) de Atocha, en Madrid. La compañía catalana, dirigida por Jaime Escamilla, ha probado la rentabilidad de su negocio en el Aeropuerto del Prat en los últimos dos años, y ahora quiere extender su actividad fuera de Catalunya.

“El motivo por el que todavía no operamos en Madrid es porque no hemos encontrado la ubicación que queremos”, argumenta Escamilla, que, antes de fundar Aparca i Vola, fue director financiero de Bicentury, filial de Agrolimen. El directivo asegura que la oferta de terrenos junto a las terminales de Barajas es amplia, pero que sus propietarios se muestran reacios al alquiler hasta que no mejore la situación del mercado inmobiliario. “Es la principal barrera de entrada, pero antes de que acabe el año creo que habremos conseguido empezar a operar en Madrid”, analiza.

La compañía ha logrado asentar su modelo de negocio en Barcelona gracias a una oferta mucho más económica que la que ofrece Cintra, empresa que explota la concesión del aparcamiento de larga estancia de Aena. “Nuestros precios son un 40% más bajos que los que ofrece Aena”, asegura Escamilla (ver cuadro adjunto). Los usuarios aparcan sus vehículos en los parkings de Aparca i Vola y la empresa los traslada a la terminal pertinente.

Instalaciones

La compañía cuenta con dos aparcamientos: en El Prat, a cinco minutos del aeropuerto (cerca de Pronovias), tiene alquilada una nave con capacidad para 600 vehículos; en Sant Boi, junto a la T-1, cuenta con un estacionamiento al aire libre que puede albergar más de mil coches. “En verano, la ocupación llega al 100%, pero en invierno baja al 55%”, describe el directivo. “Queremos elevar esta última cifra al 80%”, añade.

Aparca i Vola duplicó sus ventas en 2010, hasta 1,8 millones de euros. El 15% de la facturación procede de su servicio para cruceristas. Las previsiones para este año apuntan a unos ingresos de tres millones. La compañía no precisó su beneficio neto.

Escamilla basa sus cálculos en el incremento de su cuota de mercado gracias a los acuerdos alcanzados con agencias de viajes y empresas que prefieren pagar por este servicio y no asumir los costes de un taxi de ida y vuelta. Además, la empresa ha puesto en marcha recientemente su servicio VIP, tanto para usuarios del Prat, como de la Estación de Sants, en Barcelona, donde ya ha encontrado un aparcamiento independiente junto a la infraestructura.

A diferencia del producto básico, esta modalidad permite al usuario dejar su coche en la terminal desde donde vaya a partir, y un empleado recoge el vehículo y se lo entrega a la vuelta.

La empresa cuenta con cuarenta empleados, de los que treinta son chóferes. El resto son los taquilleros de los aparcamientos. Su flota está compuesta por ocho furgonetas con capacidad para transportar a siete personas. “En fechas concretas, aumentamos hasta doce vehículos”, precisa Escamilla.

Más servicios

El directivo entiende que “habrá más empresas que intentarán ofrecer este servicio en el corto plazo”. Por esta razón, Aparca i Vola ha empezado a trabajar en servicios complementarios para sus clientes (más de 70.000 en 2010), como la limpieza o la revisión mecánica del vehículo. “Realizamos estas labores mientras están de viaje; la gente no quiere perder tiempo en estas cosas”, opina.

Conflicto con Aena

La Autoritat Catalana de Defensa de la Competencia (Acco) incoó en abril de 2010 un expediente sancionador contra Aena por presuntas conductas lesivas de la libre competencia, al entender que el gestor aeroportuario beneficiaba a Cintra Aparcamientos con las condiciones que rigen su condición para explotar el parking de larga estancia de la Terminal 1 del Aeropuerto del Prat.

La Acco empezó a investigar esta situación después de que Aparca i Vola denunciara que Cintra podía realizar el traslado de sus clientes a la zona de terminales con sus minibuses, mientras que ellos solo podían acceder a una zona algo más retirada. A pesar de que la Acco todavía no se ha pronunciado, desde Aena aseguran que han reestructurado la zona de aparcamientos de transporte privado complementario, que engloba a Aparca i Vola y el servicio de traslado de los hoteles. De esta manera, sus vehículos pueden aparcar ahora más cerca de las terminales.

Fuente: Expansión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *